Suministro y distribución

Nos oponemos totalmente al comercio ilícito y tenemos el compromiso de trabajar con gobiernos y autoridades aduaneras y fiscales de todo el mundo para abordar el problema del contrabando y la falsificación del tabaco.

Nuestra experiencia internacional refuerza nuestra inquietud de que unas subidas excesivas de impuestos por parte de los gobiernos alimentan el crecimiento del comercio ilícito.

El contrabando y la falsificación no benefician a nadie salvo a los delincuentes involucrados en ello, creando un mercado que no está controlado. Como resultado, los menores pueden obtener productos de tabaco más fácilmente, los gobiernos se ven privados de recaudación fiscal y el medio de vida de los minoristas independientes de tabaco se ve amenazado.

Aplicamos controles estrictos a nuestra red de distribuidores y contamos con un equipo exclusivo de especialistas que operan junto con gobiernos y autoridades aduaneras y fiscales para acabar con las actividades de suministro y venta de productos ilícitos.

Nuestra actividad contra el comercio ilícito se dirige cada vez más a la falsificación, que es un problema creciente para una serie de industrias de productos de consumo.

Fabricamos nuestras marcas según las normas más elevadas y cumpliendo todos los requisitos reglamentarios. Los productos falsificados no cumplen dichos requisitos y, por lo tanto, privan a los fumadores de la calidad y el sabor que asocian a sus marcas favoritas.

Los minoristas y los consumidores solo deberían comprar productos de tabaco de fuentes legítimas.

Aplicamos rigurosamente una política de proveedores totalmente documentada, sólida y propia de un fabricante responsable. Aplicamos controles exigentes a nuestra red de distribuidores y tenemos el compromiso de trabajar junto a organismos de aplicación de la ley para combatir el comercio ilícito.

Para combatir el contrabando, llevamos a cabo un fluido intercambio de comunicación con las fuerzas y cuerpos del Estado y con organismos aduaneros.

Nunca hemos abastecido a ningún mercado exterior con la intención de que nuestros productos se desvíen al contrabando.

Es política de Altadis suministrar nuestros productos sobre una base comercial a clientes y mercados aprobados de conformidad con las exigencias regulatorias y legislativas del mercado de destino. Los productos solo se suministrarán en cantidades que sean proporcionales al consumo nacional en los mercados y a los requisitos autorizados para los consumidores que viajan.

Las pruebas de desviación de productos se investigarán inmediatamente y se tomarán medidas apropiadas para mitigar el riesgo de que se sigan desviando, incluyendo la limitación de los suministros globales, la limitación de las marcas suministradas y/o el cese del suministro.

Tenemos una serie de medidas contra el contrabando de productos auténticos, como parte de nuestra política de suministro que aplicamos rigurosamente, que comprenden:

  • Asegurar que el producto se fabrique, venda, distribuya, almacene y transporte de conformidad con todos los requisitos determinados y legales aplicables
  • Asegurar que el producto se distribuya y venda de conformidad con la legislación sobre impuestos y aranceles aplicable en el mercado de destino previsto
  • Asegurar que el producto lleve las advertencias sanitarias y otras observaciones requeridas en el mercado de destino
  • Realizar estrictas comprobaciones de los clientes y los volúmenes suministrados, antes y después del suministro
  • Aplicar sistemas de codificación de empaquetado que permitan la identificación de los mercados de destino, los datos de máquina de producción, la fecha y el lugar de la producción y, en muchos casos, el primer cliente, para contribuir al seguimiento de los envíos respecto a confiscaciones
  • Tomar medidas para restringir el suministro, y si es necesario suprimirlo, en los casos en que el primer cliente no pueda demostrar el suficiente control efectivo de sus productos para impedir la repetición del contrabando

Los principales elementos necesarios para combatir el comercio ilícito de productos de tabaco deberían contener medidas para combatir tanto el comercio ilícito de productos auténticos de tabaco como el comercio ilícito, creciente y especialmente perjudicial, de productos de tabaco falsificados.

Creemos que para que las medidas sean prácticas y eficaces, es necesario atribuir claramente la responsabilidad de cada uno de los elementos clave a las partes individuales concernidas, es decir:

  • Los fabricantes de tabaco.
  • Las autoridades gubernamentales y organismos internacionales.
  • Los fabricantes de tabaco y/o las autoridades gubernamentales y los organismos internacionales trabajando conjuntamente.

La política de Altadis consiste en asegurar que no emplea a menores en ninguno de los procesos de la fabricación de cigarrillos/cigarros.

Tenemos el compromiso de trabajar con nuestros proveedores para fomentar su cumplimiento de las normas internacionales sobre el trabajo infantil. Trabajamos con grupos de interés pertinentes para eliminar la explotación de los menores en el sector del tabaco.

Imperial Tobacco es miembro del Consejo de la Fundación para la eliminación del trabajo infantil en el tabaco (Eliminating Child Labour in Tobacco Foundation, www.eclt.org). Se trata de una asociación establecida por organizaciones que representan a trabajadores, cultivadores, proveedores y fabricantes de tabaco, respaldada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), cuyo objetivo es mejorar el acceso a la educación y asegurar alternativas al trabajo infantil. La Fundación ECLT trata de asegurar que a los menores se les proporcione una educación que les dé las mejores oportunidades para tener éxito en todos los aspectos de la vida.

En la sección de Responsabilidad Corporativa de nuestra web se ofrece información adicional.

Respaldamos las penalizaciones a minoristas que vendan productos de tabaco a menores y a delincuentes que comercien con productos de contrabando o falsificados.

No creemos que la introducción de licencias a los minoristas vaya a impedir las ventas ilegales. La lucha contra este tipo de ventas ya se ha abordado mediante la cooperación de la industria tabaquera y las autoridades nacionales, sin tener que recurrir a licencias a minoristas que serían innecesariamente burocráticas y costosas.

El otorgar licencias a minoristas no sirve de mucho para reducir el consumo de tabaco entre los jóvenes ni el comercio ilícito. Los productos falsificados y de contrabando rara vez se venden a través de la cadena de distribución legítima.

No usamos tabaco modificado genéticamente, dado que no creemos que nuestros consumidores quieran comprar productos que contengan materiales modificados genéticamente.

Por este motivo, tomamos medidas para asegurarnos de no comprar ni usar tabaco modificado genéticamente. Estas medidas comprenden la realización periódica de pruebas.

Fomentamos activamente la minimización del uso de productos fitosanitarios (PPP).

La mayor parte del tabaco que usamos se compra a través de las principales compañías internacionales abastecedoras de hoja de tabaco. Trabajando junto con nuestros proveedores en una serie de iniciativas, entre ellas buenas prácticas agrícolas, fomentamos activamente la minimización del uso de PPP.

Las muestras del tabaco que compramos se someten periódicamente a pruebas en busca de residuos de PPP a fin de asegurar que nuestras mezclas de tabaco cumplan nuestras normas de responsabilidad.

Imperial Tobacco ha adoptado el programa de responsabilidad social en la producción del tabaco (“Social Responsibility in Tobacco Production”, SRiTP) para hacer un seguimiento y mejorar continuamente las actividades de nuestros proveedores, y para asegurar que cumplan nuestras normas de responsabilidad. En la sección de Responsabilidad Corporativa de nuestra web se ofrece información adicional.