Notas de prensa

El contrabando de hojas de tabaco hace descender las ventas de picadura y cigarrillos en Extremadura

7 Noviembre 2016

  • Altadis celebra una jornada para explicar a los agricultores el grave perjuicio que causa esta práctica a la región

El auge  del  contrabando  de  hoja  de  tabaco  en  Extremadura,  cuya  venta  ilegal prolifera  en la región,  bien en bolsitas  de tabaco  picado  o incluso  en cigarrillos elaborados  artesanalmente,   ha  hecho  caer  las  ventas  legales  de  picadura  y cajetillas de cigarrillos durante los nueve primeros meses de este año. Así, hasta el mes de septiembre,  las ventas de picadura descendieron  en 17.603 kilos, de los

123.943 kilos que se vendieron hasta septiembre del año 2015 a los 106.341 Kilos vendidos  en ese  mismo  período  del año  en curso.  Por  su parte,  las ventas  de cigarrillos han pasado de 44,8 millones de cajetillas en el acumulado a septiembre de 2015 a los 43,1 millones de cajetillas hasta septiembre de este año, 1,7 millones de cajetillas menos.

Esta caída en las ventas legales de tabaco se suma también a un anormal y brusco descenso en el volumen de contrabando de cajetillas de cigarrillos detectado en los últimos meses en la Comunidad Autónoma. Junto al aumento de las aprehensiones de hojas de tabaco por parte de la Agencia tributaria y de los cuerpos y fuerzas de Seguridad del Estado y el ascenso de las ventas de este tipo de tabaco a través de internet,  ello  induce  a  pensar  que  ese  descenso  del  contrabando  de  cigarrillos podría  ser  ficticio  y  que  lo  que  se  está  produciendo  en  Extremadura  es  un incremento alarmante del contrabando de hoja de tabaco.

Según  el  gráfico  de  evolución  incluido  junto  a  estas  líneas,  correspondiente  al último informe elaborado por la consultora Ipsos, el porcentaje de las cajetillas de contrabando detectadas en Extremadura al cierre del primer semestre de este año ascendía al 6,2% de las ventas totales, cuando el dato a finales de 2014, máximo alcanzado durante los últimos años, era del 54,1%. En el caso del total en España, esos porcentajes eran del 8,2% y 12,5% respectivamente.

Ese descenso tan radical en Extremadura no se ha visto compensado, como hubiera sido previsible, con un aumento en las ventas legales de tabaco, lo que confirma la teoría de que el contrabando de cigarrillos se está viendo sustituido por el de hoja de tabaco. Muy al contrario, según datos oficiales del Comisionado para el Mercado de  Tabacos,  las  ventas  legales  de  cigarrillos  han  pasado  de  60,8  millones  de cajetillas en 2014 a 59,2 millones en 2015, mientras que las de picadura han caído de  190.071  kilos  en  2014  a 161.378  kilos  en  2015.  Cuantificadas  en  términos económicos,  esto supone  que las ventas  de tabaco  en la Comunidad  Autónoma hayan  bajado  de  308  millones  de  euros  en  2014  a  los  299  en  2015,  con  la consiguiente  pérdida  de  recaudación.  El  año  2011,  las  ventas  de  tabaco  en Extremadura representaban 326,2 millones de euros.

En  este  contexto,  Altadis,  compañía  líder  en  la lucha  frente  al contrabando  de tabaco,  ha  celebrado  una  jornada  que  ha  contado  con  la  participación  de  los presidentes del Gobierno de Extremadura, D. Guillermo Fernández Vara, y Altadis, D. Juan Arrizabalaga, con el fin de explicar a los agricultores extremeños el grave perjuicio que el contrabando de hoja de tabaco causa a la región.

En  este  sentido,  el  presidente   de  Altadis  ha  señalado  que  “es  sumamente importante que el tabaco extremeño no pierda su status y su imagen de calidad por un fenómeno, el del contrabando  de hoja de tabaco, que sólo puede jugar en su contra. Esto obliga a ser responsables  y no caer en la tentación  de una práctica ilegal que, al final, va a perjudicar a todos”.

Juan  Arrizabalaga   ha  aprovechado   su  intervención   para  mostrar  el  apoyo  y compromiso  de Altadis  con  el cultivo  de tabaco  en los siguientes  términos:  ”el Grupo  Imperial  Brands,  al que pertenecemos,  aprecia  mucho  la alta calidad  del tabaco en rama que se produce en Extremadura y el cumplimiento por parte de los agricultores de los requisitos exigidos. Es por ello, en contra de lo que ocurre con otros países, que nuestro Grupo sigue considerando el mercado español como uno de sus principales mercados de abastecimiento en Europa”.

“Sin embargo -ha matizado- nuestras compras de tabaco, no sólo en España sino en   todo   el   mundo,   vienen   obligadas   a   adaptarse   irremediablemente   a   la disminución  de la demanda  que se produce año tras año, resultado  de venderse cada vez menos el producto final destinado al consumidor”.

Por  su  parte,  la  directora  de  Asuntos  Corporativos  y  Legales  de  Altadis,  Rocío Ingelmo, se ha dirigido a los cerca de cien agricultores asistentes con las siguientes palabras: “Un trasvase de vuestra materia prima a los cauces ilegales tiene consecuencias  nefastas para la reputación de vuestro producto, porque si de algo podéis  sentiros  orgullosos  es  del  reconocimiento  que  el  tabaco  extremeño  ha alcanzado  a nivel internacional.  Como bien sabéis, el peso de este cultivo en la economía regional es de vital importancia,  por lo que el hecho de que la hoja de tabaco termine en el mercado negro, tiene consecuencias  directas en la economía local y en toda la industria secundaria que arrastra el cultivo de tabaco”.

Y a continuación, ha añadido: “La responsabilidad  y el gusto por el producto de la más alta calidad nos obliga a pensar también en el último de los eslabones de la cadena: el consumidor  final. Permitir a la sociedad acceder a un producto ilícito, ajeno a cualquier control de calidad, tiene graves implicaciones sanitarias y también jurídicas. Así pues, es nuestra responsabilidad  ofrecer un producto de calidad, del que nos sintamos orgullosos, porque cualquier actividad fraudulenta no hace sino menoscabar la reputación del tabaco español, y más concretamente  extremeño, y deteriorar a un sector que lleva años tratando de luchar por su supervivencia”.


Volver al índice de noticias