Fumar y salud

Fumar es causa de enfermedades graves, incluyendo el cáncer de pulmón, enfisemas pulmonares y enfermedades cardiacas. Estamos de acuerdo en que los gobiernos y autoridades públicas de todo el mundo emitan mensajes claros sobre el riesgo que esta actividad acarrea. Los adultos deberían guiarse por estos mensajes en el momento de decidir si desea o no fumar. Los niños nunca deberían fumar.

El consumo de cigarrillos es adictivo y puede ser muy difícil de detener.

Si bien algunas personas pueden tener dificultades para dejar de fumar, creemos que es importante que sean conscientes de que son capaces de dejarlo si deciden hacerlo. Millones de personas han dejado de fumar, la mayoría sin ayuda.

Para reducir los riesgos que suponen para la salud el hábito de fumar, la mejor medida es dejar de fumar. Aquellos fumadores que han decidido dejarlo, tienen a su disposición siempre información publicada por las autoridades sanitarias de salud pública. 

El Humo Ambiental del Tabaco (ETS), también conocido como consumo pasivo de tabaco, es la combinación del humo exhalado por los fumadores y el humo desprendido de los cigarrillos encendidos.

Las autoridades sanitarias de todo el mundo han concluido que el ETS es causa directa de enfermedades en los no fumadores, y esta información debería de servir de guía  a los usuarios.

Los consumidores de tabaco deberían mostrar consideración y cortesía por el resto de personas y en particular, evitar la exposición de los menores al humo de los cigarrillos.

El snus es un tipo de rapé oral. Somos conocedores de varios estudios que sostienen la existencia de una asociación estadística entre el rapé oral y algunos cánceres orales y de otro tipo. Al igual que no creemos que haya un cigarrillo seguro, también opinamos que el snus no debería considerarse seguro ni más seguro que otros productos de tabaco.

El snus es un producto de tabaco. Como tal, hay quien puede describir el snus como adictivo, pero eso no significa que los consumidores no sean capaces de dejar el snus si deciden hacerlo.

Reconocemos que es misión de los gobiernos proporcionar a la sociedad mensajes claros y congruentes sobre los riesgos sanitarios que están asociados al uso de productos de tabaco. No nos oponemos a esos mensajes. Nuestra política consiste en que los envases de todos los productos de tabaco fabricados y comercializados por ALTADIS, así como cualquier otro empaquetado externo que se vaya a presentar al consumidor, lleven una advertencia sanitaria claramente visible.

El snus se vende en varios países de todo el mundo y creemos que no existe ninguna justificación para una prohibición del uso del snus en la Unión Europea.

La Unión Europea (UE) introdujo una prohibición integral del snus en 1992. Suecia negoció una exención permanente de la prohibición cuando se incorporó a la UE en 1995. Fuera de la UE, el snus se vende en Noruega, EE.UU., Canadá y Sudáfrica.

En entornos en los que fumar está restringido, pero el uso del snus está permitido, los consumidores pueden considerar el snus una forma complementaria o alternativa al tabaco.