Lucha contra el tabaco ilícito

El contrabando de tabaco parecía haberse erradicado en los últimos años en España. Sin embargo, esta situación ha variado recientemente y, desde el 2010, ha vuelto a resurgir con fuerza. En un corto período de tiempo, el contrabando de tabaco ha aumento notablemente. Esta situación, se ha visto favorecida por la subida de impuestos efectuada por el Gobierno en diciembre de 2010. Si echamos la vista atrás, durante la crisis de 1993 el contrabando llegó a representar el 23% del volumen del tabaco vendido en nuestro país. Si hoy en día se volviesen a alcanzar estas cotas, el Estado perdería hasta 2.000 millones de euros de recaudación.

Según nuestras estimaciones, las ventas de tabaco ilegal  (falsificaciones más contrabando) representan ya un 7,7% frente al total de las ventas de tabaco legal contabilizadas en España. Estos datos suponen que, por cada cien cajetillas de tabaco comercializadas, 7,7 son adquiridas de forma fraudulenta, fuera de los controles y de los canales autorizados. La situación, además, es especialmente alarmante en Andalucía, donde ese porcentaje superaría el 10% y en algunas provincias andaluzas como Málaga, Cádiz o Sevilla se situaría ya cerca del 20%.

Los datos que manejamos en Altadis reflejan que, con anterioridad a la situación actual, el año 2010 se vendieron en España unos 24 millones de cajetillas de contrabando, lo que equivale alrededor del 1% de las ventas totales de cigarrillos rubios.

En estos momentos, atendiendo a los estudios de mercado realizados por nuestra Compañía, un 16% de los fumadores españoles declara comprar tabaco en algún canal ilegal, alcanzando al 28% en el Sur de España. Este porcentaje está en relación directa con el descenso de las ventas producido en Andalucía.

Según las estimaciones realizadas por la CEOE, el traslado al comercio ilícito de tabaco podría llegar a suponer una disminución del 10% del total de los impuestos que se recaudan del tabaco (lo que quiere decir unos 1.000 millones de euros, según cifra recaudada en 2010).

Uno de los principales motivos del cambio actual del consumidor en la tendencia de compra de tabaco se debe a las últimas subidas de impuestos, que no han supuesto tanto un descenso del número de fumadores como un traslado a otros productos, entre ellos, el tabaco de contrabando. Y es que la subida fiscal sobre el tabaco efectuada por el Gobierno a principios de diciembre de 2010 ha tenido un efecto muy negativo sobre el mercado de cigarrillos, ocasionando no sólo un aumento del contrabando sino también una intensa guerra de precios que no ha favorecido tampoco la recaudación por parte del Estado.

La subida fiscal del Gobierno llevó a los fabricantes a incrementar los precios de los cigarrillos, lo que ha empujado a las redes criminales a considerar nuevamente a España como un mercado muy atractivo en el que desarrollar su actividad ilegal.

El contrabando en Europa

La relación entre subida de impuestos y aumento del contrabando no es algo exclusivo en España. Las consecuencias de una política fiscal errónea sobre el tabaco tuvieron también su efecto negativo en países como Francia y Reino Unido.

En el caso de Francia, entre enero de 2003 y enero de 2004, la subida de impuestos supuso un incremento de un euro de media por cajetilla, lo que ocasionó un descenso del 25% de las ventas legales. En aquel momento, el propio Nicolas Sarkozy dijo que “sólo el 40% de la caída de las ventas era debida a una disminución del consumo. El resto se debe a las compras transfronterizas, las falsificaciones y el contrabando”. Francia vivió fuertes protestas y presiones por parte de los estanqueros y el Gobierno galo se vio obligado a hacer frente a indemnizaciones por su pérdida de negocio (300 millones de euros).

En lo que respecta al caso británico, en diez años, entre 1994 y 2004 los Impuestos Especiales aumentaron un 50%. Como consecuencia, los ingresos del Gobierno en términos reales se redujeron un 8% en ese período, aunque el consumo de tabaco no descendió. Actualmente, el 28% de los cigarrillos consumidos en Reino Unido así como el 72% del tabaco de liar, proceden del exterior en forma de comercio ilícito.

Informe de la OLAF

La Oficina Europea de Lucha contra el Fraude, más conocida como OLAF, publicó en octubre de 2010 mes de octubre el informe final sobre sus actividades en dicho año. El Informe trata diversos aspectos del fraude en la Unión Europea. En el apartado destinado al tráfico ilícito de tabaco destacan dos datos principalmente. Primero, el tráfico ilícito de tabaco ha costado a los contribuyentes europeos en torno a 10 billones de euros. Segundo, sus efectos son imposibles de revertir porque sólo se recupera un 0,6 por ciento de los impuestos no pagados.

Tras la publicación de este informe, desde Altadis insistimos una vez más en los peligros que supone el contrabando de tabaco y en la necesidad de concienciar sobre los mismos, ya que se trata de una enorme lacra que agrava los problemas de déficit público, pero que también afecta negativamente, de manera directa, en otros ámbitos sociales.

En el Informe de OLAF se confirma que los principales beneficiarios son mafias internacionales dedicadas al contrabando de tabaco, pero también de drogas y a la explotación sexual de mujeres. OLAF pone de relieve el esfuerzo que ha realizado España, citando como ejemplo la operación “Balman”. Esta operación fue desarrollada por Aduanas el año 2010 y gracias a ella se incautó más de 40 millones de cigarrillos. La Guardia Civil y la Policía también están actuando de manera decidida para evitar que continúe esta actividad. Sin embargo, estos esfuerzos no han podido evitar el alarmante aumento en el volumen del tabaco ilegal que se ha producido en España en 2011.

En este sentido, nuestra Compañía siempre ha advertido de las negativas consecuencias que tiene una política fiscal errónea sobre el tabaco. Asimismo, queremos alertar en el sentido de lo que el problema del contrabando puede suponer sobre el puesto de trabajo de más de 100.000 personas en España (cultivadores, fabricantes, distribuidores, estanqueros…) cuyos empleos dependen, en buena medida, de la erradicación del tráfico ilícito del tabaco”.

Además este tráfico ilícito constituye un problema que debería poner en alerta a los responsables de la Sanidad. Nuestros productos pasan controles muy estrictos de calidad, cumplen una regulación que determina al detalle la composición de los cigarrillos pero, por el contrario, el tabaco de contrabando no está sujeto a ningún tipo de regulación”. Según estudios recientes, más del 72% de estos cigarrillos ilegales superan los límites de contenidos establecidos por el Ministerio de Sanidad.

Campaña de concienciación “No te la juegues con el tabaco ilegal”

Ante esta situación, en Altadis, que siempre hemos luchado de manera intensa contra el tráfico ilegal y somos uno de los principales colaboradores de la Administración para mitigar esta lacra, pusimos en marcha el pasado año una campaña de concienciación para informar y advertir a los consumidores de tabaco de las graves consecuencias de participar en la compra de tabaco ilegal. En la campaña, bajo el lema “No te la juegues con el tabaco ilegal”, quisimos destacar con tres mensajes principales:

  • Comprar tabaco ilegal supone colaborar con una actividad fraudulenta e ilegal con mafias que explotan a personas y son peligrosas.
  • El tabaco ilegal se elabora con sustancias desconocidas y no tiene ningún tipo de control ni supervisión por organismo sanitario o público alguno.
  • Al venderse en canales clandestinos, a precio reducido, su acceso es muy sencillo para los menores.

Para hacer llegar al consumidor estos mensajes, la Fuerza de Ventas de Altadis inició la colocación de carteles y distribución de folletos informativos en todos los estancos de Andalucía. La imagen gráfica de la campaña consiste en una cajetilla de cigarrillos ilustrada con un parche de pirata y siendo su advertencia general “Altadis advierte: el tabaco ilegal te puede salir más caro”.